Smart Factory: las fábricas inteligentes pero ¿es realidad o utopía?

Hablamos en un post anterior del concepto que subyace en la Industria 4.0, hoy os hablamos de smart factory o fábricas inteligentes.

Los diferentes procesos que se darán en la industria estarán interconectados y las máquinas interactuarán entre sí y con las personas. Será Internet quien juegue un papel más importante que nunca y, sin duda, supondrá un salto cualitativo en la organización. Sobre todo, sucederá en la GESTIÓN de las fábricas del sector industrial sea cual sea su actividad.

Aparece así un nuevo concepto, el de « fábricas inteligentes » (smart factories). Plantas industriales y consumidoras de energía más inteligentes y más respetuosas con el medio ambiente. El principal objetivo: fabricar más, mejor y más barato mediante el buen uso de los recursos materiales, humanos y energéticos.

Pero, ¿la smart factory ya es una realidad o aún es una utopía?

Más bien, aún lo segundo, pero lo que SÍ ha de resultar posible es GESTIONAR la fábrica de manera inteligente. El objetivo es que se produzcan los mínimos errores y se gane tiempo para fabricar con más calidad y menos recursos.

Pero se puede afirmar que:

  • Las máquinas no sustituirán a las personas.
  • El futuro tiende a una colaboración cada vez más estrecha entre hombre y máquina.
  • El factor fundamental en la Smart factory será el operario. Este interactuará con la máquina de forma colaborativa.
  • Las máquinas aprenderán por sí mismas bajo la tutela del trabajador que ha de ser la pieza clave en esta fabricación.
  • Resultará trascendental saber entender, complementar y estudiar los datos que las máquinas generen.

Una smart factory lo será gracias a las personas

Así pues una fábrica inteligente, lo será gracias a las personas. Ellas tendrán que enfrentarse a millones de indicadores. Los datos nos hablarán sobre lo que pasa en un proceso determinado o en el global de la fábrica. Pero los trabajadores serán capaces de transformar la información en una mejora continua.

Otro de los objetivos importante de la Smart factory será impulsar el desarrollo de estos habilitadores tecnológicos que faciliten la Gestión de los datos, Industrial Big Data, y así integrarlos en sus procesos productivos. Pero no hay que olvidar en ningún momento que la base de estos habilitadores es partir de una tecnología fiable de comunicación.

Esta tecnología deberá hacer posible:

  • La conexión de forma robusta de un gran número de dispositivos individuales y con especial importancia a la ciberseguridad
  • La transferencia de grandes cantidades de datos en tiempo real y con el mínimo retraso.
  • Un control mucho mayor del consumo energético

La Ciberseguridad será NECESARIA para las plantas. Toda esta inversión tecnológica tendrá que ir acompañada de unos sistemas robustos de seguridad. Estos sistemas evitarán ciberataques que pongan en peligro la actividad de la planta.

smart factory

Las tecnologías inalámbricas son cada vez más habituales para conectividad, tanto dentro de la planta como para el acceso remoto a la nube.

De nuestro años de experiencia en la gestión de la energía en industria podemos afirmar que los sistemas actuales dentro de la planta presentan, con frecuencia, problemas. Además de elevados costes para salvar condiciones específicas de la industria: grandes distancias, barreras para las comunicaciones inalámbricas, plantas no diseñadas para la conectividad, etc…

Las comunicaciones a través de cable (RS-485, Ethernet, etc.) presentan una gran desventaja:

  • Tener que instalar el cable de comunicaciones con el impacto en las instalaciones del cliente.
  • Esto conlleva los costes asociados al despliegue.

La instalación de los sistemas con comunicaciones inalámbricas (ZigBee, Wi-Fi, etc.) es menos agresiva para el cliente. Son de sobra conocidos los problemas de dichos sistemas en entornos tan grandes y tan hostiles como los industriales, haciendo las comunicaciones difíciles, o a menudo imposibles dentro de la planta. Como típicos ejemplos de obstáculos habituales tenemos:

  • Las protecciones cortafuegos.
  • Los blindajes eléctricos de cuadros y salas.
  • La propia maquinaria industrial.
  • Etc.

Desde Efinétika, vemos una necesidad de la industria para adaptarse a las nuevas tendencias. También creemos que hacen falta soluciones fiables, que hayan demostrado su robustez en fábrica, y que impacten de la menor manera posible en los procesos de fabricación de la empresa. Apostamos por la tecnología PLC de última generación (Power Line Communication) como la opción de conectividad más fiable y menos invasiva, dentro de la fábrica.

Ir arriba