¿Qué es el hidrógeno verde y cómo aplicarlo en la industria?

h2

La descarbonización del planeta es uno de los objetivos medioambientales más importantes que todos los países se han marcado de cara al año 2050.

Y es en este sentido donde el Hidrógeno, o mejor dicho el Hidrógeno Verde, se está posicionando como el combustible del futuro, ya que es una energía limpia y respetuosa con el medio ambiente.

Es decir, la obtención del Hidrógeno Verde se realiza mediante procesos no contaminantes.

En un momento en el todavía las emisiones de CO2 que emitimos a la atmósfera son elevadas, el hidrógeno verde pretende descarbonizar muchos sectores importantes de la economía, como el industrial, transporte, etc.

Sin embargo, es aún mucho lo que queda por hacer, pues todos los esfuerzos van dirigidos en este momento hacia encontrar una forma económica y eficiente de producir hidrógeno verde.

¿Cómo se produce el hidrógeno verde?

Es importante entender antes de nada que el Hidrógeno Verde es un “transportador energético”, que permite mover la energía de un lado a otro.

Es decir, podemos producirlo con relativa facilidad porque el Hidrógeno se encuentra en la naturaleza en distintas fuentes, si bien nunca se encuentra “suelto”, por sí solo.

Por eso, para su obtención es necesario trabajar un proceso conocido como “electrólisis” mediante el cual se descomponen las moléculas del agua separando el oxígeno del hidrógeno.

Una vez separado, se puede utilizar el hidrógeno verde por ejemplo como combustible. En este proceso, va a liberar energía sin emitir gases contaminantes de ningún tipo.

De esta forma, y según indica la AIE, se podrían llegar a ahorrar hasta 830 millones de toneladas anuales de CO2.

Como ya estás viendo, este proceso de producción de Hidrógeno Verde cada vez cobra mayor vigencia debido a que muchos países, entre ellos España, tienen un compromiso claro con el medio ambiente.

Lograr erradicar por completo o al menos en una gran medida el grado de carbonización en la Tierra.

Algunos usos del hidrógeno verde en la industria

Las empresas e industrias aprovechan el hidrógeno verde como fuente de energía al tratarse de un tipo de combustible que destaca por su ligereza y universalidad.

Sus principales usos en la industria son:

  • Permite a las empresas ser más responsables con el medio ambiente: Siendo este un punto de gran interés ante las implicaciones legales y éticas que eso conlleva.
  • Transporte: Las flotas de vehículos y determinados tipos de maquinaria pueden ser puestas en marcha sin ninguna diferencia con respecto al hidrógeno común. Así, se reducen los costes de operación y se anula cualquier tipo de emisión contaminante.
  • Almacenamiento de energía: Gracia a esto, las empresas pueden abastecerse con suficiencia en momentos en los cuales la demanda crezca.
Ir arriba